INICIÁNDONOS EN EL LRS&H: EL RIFLE (PARTE I) – POR ALEKS

CAZA A LARGA DISTANCIA, INICIARSE
LONG RANGE HUNTING (LR&H)

Hacer caso al “cuñao” de turno nos puede salir caro. Todos hemos escuchado en algún momento de nuestra vida al típico tío diciendo “con mi 300 les doy en el rabo y los dejo en el sitio” o el típico “con mi 338 los parto por la mitad”. Señores, para abatir un blanco lejano o para matar un animal, no hace falta un obús…hace falta conocer las necesidades de la modalidad a practicar, los límites de nuestra munición y los nuestros propios, ya que los proyectiles son eficaces cuando los usamos para su propósito y somos capaces de colocarlos donde tenemos que colocarlos…todo lo demás es un alarde de potencia sin control ni conocimiento de uso por parte del tirador…nada recriminable (en la mayoría de los casos) teniendo en cuenta las limitaciones que tenemos en España para entrenar con nuestras armas de fuego y probar municiones. Por ello, hoy vamos a analizar paso a paso los puntos más importantes a la hora de elegir un rifle para caza y tiro a larga distancia.

¿CUÁNTA PRECISIÓN ES SER “PRECISO”?:
Esta frase la escuche por primera vez hace muchos años conversando con Eduardo Abril de Fontcuberta (instructor de tiradores de precisión) y considero que es el primer paso, el más importante, a la hora de buscar un rifle. Sea de la marca que sea y valga lo que valga el arma, una precisión de 1 MOA (agrupación de 28.7mm a 100 metros) es lo mínimo que tenemos que exigir a la hora de comprar un rifle de tiro y caza a larga distancia. Hay que descartar por completo las marcas “low cost”, aunque equipen sus rifles con flamantes cañones pesados y cuenten con un aspecto táctico…ya que seguramente funcionen bien solo durante un tiempo limitado (o incluso solo bajo condiciones de mantenimiento óptimas). Como en prácticamente todo, “cuanto más azúcar más dulce”…si podemos conseguir un rifle que garantice una precisión de medio MOA, mejor, pero hay que ser realistas y saber si seremos capaces de aprovechar esa precisión (ya que seguramente un rifle con estas características duplicará o triplicará nuestro presupuesto inicial).

LOS RIFLES DE CERROJO:
Es la mejor opción a la hora de buscar disparos precisos. Un cerrojo manual nos permite que el cartucho asiente en la recámara con mayor firmeza y consistencia, sellando, tenando y alineando perfectamente el cartucho con la acción.

Personalmente, fijaría como base para empezar los rifles Bergara (modelos HMR, BMP o Ridge) o bien Remington (serie 700 con los modelos SPS Varmint, Tactical, Magpul, PCR, MilSpec o Police). Ambas opciones aseguran grupos de disparo inferiores a 28.7mm a 100 metros, cuentan con excelentes acabados, cañones con contornos más que suficientes para lo que buscamos y en el caso de Bergara podríamos añadir un plus por la calidad de sus cañones, los cuales son famosos en todo el mundo. El precio de estos rifles oscila de 900€ a 1800€.

En el siguiente nivel, fijaría los nuevos Bergara Priemier. Rifles que combinan a la perfección la fabricación en serie con acabados a mano. Esta reciente línea nos llega a España después del rotundo éxito que ha tenido en EE.UU. Son rifles extremadamente precisos cuyos precios oscilan entre 2000€ y 2500€. Es en este mismo rango donde encontramos también al famoso Sig Sauer SSG3000 en su modelo “Patrol” o los Tikka T3X TAC y T3X TAC A1.

En el siguiente escalón (de 3000 a 5000€) encontramos ya armas de alto grado como los famosos Sako TRG y Weatherby Mark V entre otros, los cuales acaban siendo la primera opción de quienes ya tienen una dilatada experiencia en el tiro y caza a larga distancia, pudiendo aprovechar las ventajas que estas armas les pueden ofrecer…viéndose superados únicamente por el nivel más alto (armas de 6000€ a 12000€), formado por empresas especializadas como Barrett, Victrix, Steyr (modelos SSG) o Sako M10.

RIFLES SEMIAUTOMATICOS:
No son la opción recomendada para quienes buscan precisión a largas distancias. Hasta hace muy poco, el acceso a rifles semiautomáticos capaces de igualar (y superar) en precisión a un rifle de cerrojo era impensable para el usuario civil. No obstante, si existen dos opciones con las que podemos contar a la hora de elegir un rifle semiautomático para tiro y caza a largas distancias. Una es el ALR-300 (8000€ aprox.), rifle del .300WM fabricado por la empresa alemana Albert Arms y la segunda, el nuevo Smith & Wesson MP10 (2600€ aprox.) en calibre 6.5 Creedmoor, el cual está demostrando unos resultados impresionantes teniendo en cuenta el valor del rifle comparado con los otros que hemos comentado.

Existe también un “efecto mental” por el cual tampoco se recomiendan los rifles semiautomáticos (incluso si son más precisos que uno de cerrojo) y se debe al simple hecho de saber nosotros mismos que, si fallamos, tenemos varios cartuchos detrás para corregir el primer disparo. Aunque parezca mentira, eso nos hará fallar…a no ser que tengamos una dilatada experiencia disparando y podamos “corregir” esa errónea idea de nuestro subconsciente.

EL CALIBRE:
Esta parte suele ser muy personal ya que varía según las necesidades del tirador, de su presupuesto y de si piensa recargar o usar munición comercial. Los calibres más populares para la larga distancia son el .308Win (800m), 6.5 Creedmoor (1000m), .300WinMag (1200m) o .338 Lapua Magnum (1500 metros). Todos estos teóricos alcances son solo eso, teóricos ya que están influenciados por factores como calidad del rifle, de la munición, la situación/clima a la hora de disparar, la propia experiencia del tirador…. Variando así en más o menos la distancia efectiva.

EL CAÑÓN:
Es el punto crítico de nuestro rifle. Debe de ser flotante y necesitamos estar totalmente seguros de la calidad del mismo ya que de ello dependerá el éxito en nuestros disparos. Recomiendo leer el artículo “HABLANDO DE CAÑONES: PARTE I” que podrán encontrar en esta página para comprender la importancia de esta elección. El mínimo que tenemos que pedir son 19mm de diámetro en boca. Un cañón más grueso es mejor ya que, a mayor tamaño, menor deflexión al calentarse el cañón, lo cual ayuda a que cada disparo sea una copia idéntica al anterior pero a mayor grosor, mayor peso y por lo tanto, mayor incomodidad. Hay que buscar nuestro punto medio. Sea como sea, el cañón debe ser flotante y liso, que no toque nada desde la recámara hasta la boca (puede encontrar más información sobre esto en el artículo anteriormente mencionado) ni lleve nada acoplado ya que, con el simpe hecho de tener miras metálicas, una linterna acoplada o incluso cinta de camuflaje envolviéndolo, puede variarnos el punto de impacto más de 30mm a 100 metros.

La relación “calibre / cañón” debe de ser comprendida para elegir un rifle que se adapte a nuestras necesidades. Para obtener una velocidad de salida decente, el cañón básico deberá ser de 24” (61cm) en rifles con calibres standard y 26” (660mm) como base para los magnum. Esto nos brindará una relación velocidad/manejabilidad excelentes. Un cañón más corto del que hemos indicado en las dos configuraciones anteriores, nos reducirá nuestro rango operativo o bien nos obligará a investigar en recarga de munición para obtener los resultados esperados.

LA CULATA:
Tiene que ser cómoda y ajustable ya que tendrá que convertirse en una extensión de su cuerpo. Jamás compre un rifle por bonito que parezca sin antes encararlo, probar diferentes posturas y comprobar que podrá adaptarlo a su condición física. Tenemos que pedir que la cantonera y la carrillera sean totalmente ajustables para conseguir así una puntería consistente. Lo ideal es que la cantonera se pueda regular en altura, inclinación y longitud (mediante separadores) y que la carrillera se pueda ajustar y boquear con facilidad. Si lo ajustamos todo correctamente, deberemos de ser capaces de colocar el rifle en nuestro hombro y tener una imagen clara a través de la mira sin tener que estirar o contraer el cuello, lo cual mejorará nuestro confort a la hora de disparar.

Si nos centramos en materiales, las culatas de madera han dejado paso a las de fibra. Esto se debe en gran medida a la facilidad de fabricación y a la inalterabilidad de los polímeros en comparación con la madera cuando aplicamos calor, frio o humedad. Es imperativo que la culata cuente con un chasis de aluminio interno o por lo menos, que esté equipada con pilares de aluminio (leer el artículo “PILARES Y BEDDING, MEJORANDO LAS PRESTACIONES DE NUESTRO RIFLE”).

Como hemos comentado en el apartado del cañón, ni una sola parte de la culata debe de entrar en contacto directo con el cañón. Debe de haber un espacio considerable entre la zona del guardamanos y el cañón que nos asegure que, usando un bípode y estando tirados en el suelo, el guardamanos no flexione por el peso del rifle y empiece a tocar el cañón a la altura del acople del bípode.

Un ejemplo de culata de calidad LRS&H, es la que trae de fábrica el Bergara HMR (o el chasis del Bergara BMP). Sin lugar a duda, la mejor opción sin tener que invertir grandes sumas de dinero en preparar el rifle tras la compra del mismo.

EL GATILLO:
La mayoría de rifles de serie vienen con gatillos innecesariamente duros, los cuales se suelen montar para así el fabricante cubrirse las espaldas en caso de “disparo accidental”. En el mercado podemos encontrar gatillos de 1 tiempo y de 2 tiempos. El gatillo de un tiempo liberará el percutor tras ejercer presión directa sobre el mismo, moviéndose escasos milímetros de su posición inicial. Los gatillos de dos tiempos tienen un primer recorrido suave que se ve frenado al llegar al segundo tramo, que es donde si seguimos apretando, saltará el disparo. Personalmente, prefiero los gatillos de 2 tiempos ya que el primer tramo me lleva a una pre-ejecución del disparo que acabaré por realizar en el momento oportuno y resulta también de gran utilidad cuando se va a disparar sobre blancos en movimiento.

Lo ideal es modificar el gatillo de serie o directamente cambiarlo por un gatillo fabricado por otra empresa. Los más conocidos son Timney, Jewell, Triggertech y Bix’n Andy. Sobre la presión del gatillo, hay que usar la cabeza y configurarlo teniendo en cuenta el uso que le vayamos a dar al rifle. Normalmente, se suelen configurar para que “salten” entre 900 gramos y 1,3kg…pero vuelvo a insistir, depende de cómo vayamos a usar el rifle y en qué escenario.

Sobre los gatillos con “pelo”, los detesto ya que son extremadamente sensibles y por lo tanto, peligrosos. Bastará con rozar el gatillo con la yema del dedo para que se produzca el disparo y esa incapacidad de reaccionar puede darnos un susto.
Siempre que realicemos modificaciones en nuestro gatillo, tendremos que comprobar su seguridad. Para ello (con el arma descargada) acerrojaremos bruscamente el rifle (tanto con el seguro puesto como con el seguro quitado) y también lo dejaremos caer verticalmente al suelo desde una altura de 10-15cm para que al golpear la cantonera, comprobar que no se dispara.

EL PESO DEL RIFLE:
Sin lugar a duda, un factor muy importante que tendremos que tener en cuenta atendiendo a nuestras necesidades y condición física. Tener un cañón gordo es “bueno” para el tiro continuo a larga distancia no obstante, tenemos que recordad que no vamos a estar tirados en una galería de tiro a la sombra y disparando con toda la tranquilidad y comodidad del mundo. Vamos a tener que movernos con el rifle por la montaña, enganchado a nosotros con una correo o transportado en una mochila…y en esa circunstancia, cada kilogramo cuenta. Tampoco hay que buscar algo extremadamente ligero, ya que el peso nos brinda estabilidad y absorbe algo de retroceso. Dicho esto, podemos afirmar que un peso adecuado para nuestro equipo de LRS&H puede oscilar entre 4kg y 7kg.

Aleks Veljkovic

Aleks, tirador de rifle y larga distancia desde los 10 años, armero y autor y traductor de diferentes artículos publicados en www.kilermt.com y en su facebook "Long range Shoting @ Hunting". Como todos nosotros, se reconoce como un apasionado de la larga distacia. Trabaja como armero y tirador deportivo.
Fuente: facebook Long Range & Hunting

Comparte este articulo con tus amigos!

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Dispara Preciso - Dispara Lejos

Una frase simple que pretende transmitir la esencia de conseguir un disparo lo más preciso posible, con todo los conocimientos que son necesarios para lograrlo, ya que disparar puede hacerlo cualquiera, pero hacerlo preciso te convertirá en un tirador experto. Una vez consigas disparar preciso, entonces podrás disparar lejos.